miércoles, 14 de marzo de 2012



CÓMO APRENDER A CONECTARNOS
CON NUESTRO YO SUPERIOR

Canalizado por Sorem

14 de Marzo de 2012



Lo que expongo a continuación, es lo que yo considero como mi realidad, en una consciente unión con mi Yo Superior, en todos los momentos, no necesitando un momento y lugar esperando su comunicación, porque yo soy este Yo Superior, aquí en este cuerpo físico, y fuera de el.

Considero que las canalizaciones con los maestros que están dando su sabiduría de ayuda a la humanidad en estos tiempos tan importantes, son de vital importancia, y estos mensajes los necesitamos para orientarnos y comprender mejor nuestro esfuerzo en el desarrollo de nuestra consciencia, recibiendo su gran Amor que activa nuestro corazón y nos hace elevarnos.

Estas canalizaciones para el beneficio de la humanidad, que todos las tenemos muy en consideración para nuestro progreso, son mínimas, como un 10%, que son las de: Jeshua, canalizado por Pamela Kribbe. Adamus, por Geoffrey Hoppe. El Grupo, por Steve. Kryon por Lee Carroll. Kuthumi por Michelle Eloff. Ramtha por JZ Knight… etc… y todas las demás, como el 90%, que son las de todos los que nos atrevemos a realizar nuestra propia experiencia, con toda su imperfección en nuestro aprendizaje personal.

Aunque imperfectas, nuestra intención de compartir es necesaria para ayudarnos y animarnos unos a otros todos unidos en nuestro aprendizaje, por ello, hay que tomarlas como lo que son; prácticas de aprendizaje, que todos debemos hacer para ir cogiendo seguridad en nuestra propia y constante conexión con nuestro Yo Superior, y con la Unidad que somos en Dios-Padre-Madre o fuente de TODO lo que es.

Así, podemos entender, que estas comunicaciones particulares son más bien con nuestro Yo Superior que está unido a todos los maestros, y en cierta medida para nosotros, a la fuente de Dios-Padre-Madre, de donde extraemos nuestra necesidad para evolucionar, cumpliéndose el dicho; que todo lo que necesitamos lo tenemos dentro y no fuera.

Y con esta práctica que vamos mejorando y perfeccionando con la intención de recordar muy bien, lo que es lo mejor para nuestro progreso en cada momento, con la ayuda de nuestro Yo Superior, y también en la ayudar y servicio que nosotros podemos ofrecer en todo lo posible a quien nos los pida y podamos hacerlo.

Ya nos damos cuenta, que en muchas ocasiones, nos viene una persona y nos pide orientación, y nosotros se la damos sin saber bien que estamos diciendo, porque en ese momento es nuestro Yo Superior quien le está hablando, porque él conoce a su propio Yo Superior y le está comunicando que le digamos la ayuda que necesita, y a la vez que le ayudamos dándole lo que nos dice su Yo Superior, estamos aprendiendo de ello.

Así, nos damos cuenta, que esta práctica que vamos consiguiendo de comunicación y unión con nuestro Yo Superior, no es sólo para nuestro beneficio, sino que también, al estar siempre conscientes de esta unidad, le podemos ayudar a otra persona en cada momento y oportunidad que nos lo pida su propio Yo Superior, porque sea necesario para ella, que aun no tiene la experiencia y confianza en sí misma.

Esta relación que tenemos de Ser a Ser, es posible por tener una constante dedicación de práctica decidida en comunicación con nuestro Yo Superior, que en cierto tiempo de dedicación constante, se consigue con toda fluidez y seguridad, siendo esta comunicación con nuestro Yo Superior, lo que cada uno, antes o después, tenemos que conseguir.

Y cuando lleguemos a este estado seguro de conexión con nuestro Yo Superior, no necesitaremos ninguna canalización exterior de nadie, porque nuestro Yo Superior está unidos a todos los maestros y a la misma fuente de Dios-Padre-Madre, sólo que no podemos recibir más de lo que cada uno puede comprender, para nuestro beneficio, porque si nos diera conocimiento complicado para nosotros, más que ayuda sería confusión.

Nuestro Yo Superior es nuestra fuente de información que mejor sabe nuestro compromiso y necesidad en cada momento de esta vida, y con esta unión constante que conseguimos con nuestra práctica perseverante, podemos coger de dentro, todo lo que necesitamos, y repito, que así se cumple; que todo lo que necesitamos, lo tenemos dentro.

Así vemos, lo importante que es dedicar más tiempo practicando esta comunicación y unión con nuestro Yo Superior, que sólo dedicar nuestro tiempo a buscar fuera todas las canalizaciones perfectas o imperfectas de los demás, con nuestro discernimiento bien aplicado, podemos no entretenernos con las prácticas imperfectas de unos y otras, y sólo dedicarle nuestro tiempo a las verdaderas, muy necesarias para el beneficio de la humanidad.

Porque actualmente, nos entretiene muchísimo, perdiendo mucho tiempo con todo lo que nos llega a nuestros correos electrónicos, ya que todo es interesante, pero no necesario para nuestro progreso, y en este tiempo es más importante aprovecharlo muy bien con nuestro discernimiento, para dedicar nuestro valioso tiempo en esta unión consciente con nuestro Yo Superior.

En la práctica, para conseguir esta conexión y unión consciente y constante, lo mejor es: En la primera hora, cuando despertamos y nos levantamos de la cama por la mañana, en ese momento traemos reciente nuestra comunicación durante el sueño con nuestro Yo Superior, y si nos ponemos a escribir todo lo que nos venga a la mente, de una manera rápida sin detenernos a pensar en lo que escribimos, es más fácil que sea nuestro Yo Superior el que está escribiendo.

Yo os digo mi experiencia, por si la queréis tener en consideración; llevo 33 años practicando, y cuando trabajaba, me levantaba una hora antes, me duchaba, y en mi sitio seguro de mi casa, me ponía en estado de meditación… y enseguida me ponía a escribir todo lo que me venía a la mente, y así se puede saber que es nuestro Yo Superior, porque todo lo que recibes es lo que tenemos que trabajarnos, lo que quizás estamos dejando por ser lo que más nos cuesta afrontar, pero él nos dirá una fácil y alegre manera de superación.

El Amor y la fuerza de seguridad que recibimos en esos momentos, es tan poderosa, que no vemos que haya nada difícil, todo es un reto alegre y fácil de lograr, si decidimos y ponemos todo nuestro esfuerzo constante en conseguir esta unión con nuestro Yo Superior, que cada vez va siendo más segura y eficaz, con toda confianza podemos hacer preguntas atrevidas que no sabemos las respuestas, y veremos lo mucho que aprendemos con todo lo que recibimos.

Para conseguir esta comunicación y unión consciente con nuestro Yo Superior, es necesario: Aprovechar la primera hora de la mañana, con decisión constante y alegría, perseverando en ello durante 3 meses continuos, después, se puede seguir la práctica en cualquier hora del día, hasta conseguir con seguridad, la presencia y unión consciente con nuestro Yo Superior, en todo momento y situaciones de nuestra vida.

La unión consciente con nuestro Yo Superior, es recordar quien somos y para qué estamos aquí, es ver, sentir y vivir, que nunca hemos estado separados de Dios, que todo es una ilusión para aprender a trasmutar energías desde la materia, y crear lo que hemos querido y queremos con toda libertad.

Y así, llegamos a ser maestros conocedores con la sabiduría de todas las experiencias vividas, terminando el ciclo de experiencias en el sistema de dualidad, para volver a la fuente como lo que somos, parte de Dios, pero ya, no sólo con el conocimiento que teníamos antes de venir, sino con la sabiduría de toda la experiencia vivida desde la materia.

Yo Soy el que Yo Soy… un trocito de Dios… dentro de un trocito de Gaia.     



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario